domingo, 29 de enero de 2012

Historia con moraleja:"Ángel, un chico inteligente"

Ángel era un niño que vivía en una aldea muy lejana, soñaba con poder estudiar pero nadie le ayudaba para que pudiera conseguir su sueño, sus amigos se burlaban de él cuando decía eso. Era difícil que consiguiera lo que quería ya que él y todas las demás personas de la aldea solo trabajaban.
Ángel muchos días estaba triste ya que solo hacía que trabajar y trabajar en el campo con su padre, que le despistaba con otras cosas para que olvidara su sueño. Para Ángel era una injusticia, ya que no podía demostrar que era inteligente, tenía el mismo derecho que los demás para estudiar pero su vida no se lo permitiría, así que un día se fue de la aldea.
Ángel llego a un pueblo y se acercó a unos niños y les preguntó:
     - Hola amiguitos ¿vosotros no tenéis escuela?
     -¿Quién eres nuestra madre? - le respondieron.
     -No, pero yo daría cualquier cosa por estudiar y aprender y vosotros que tenéis esa oportunidad ¿la  desaprovecháis?
     -¿Tu estudiar? - le respondió el "chulito" de la cuadrilla.
     - Pues si yo - dijo molesto.
Sintió rabia, pero mientras más se burlaban, más fuerza le daba para seguir adelante.
Una señora del pueblo le dejo que se quedara en su casa a cambio de ayudarle en los trabajos de casa y así se ganaría unos "dinerillos". Al cabo de un tiempo Ángel que ya tenía suficiente dinero se marchó del pueblo y entró en un instituto para poder acabar en la universidad.
Pasaron bastantes años y Ángel tenía la carrera universitaria de arquitectura. volvió al pueblo donde le ayudaron y habló con aquella señora que acogió, la madre de aquel "chulito" que se llama José Luis.
Ángel era un gran arquitecto y José Luis solo era un peón de albañil, que en esos momentos se dio cuenta todo lo que había desaprovechado.
Así que la moraleja de este cuento es: No desaproveches las oportunidades que da la vida porque llegará el día en que te arrepientas y lucha por todo aquello que quieras conseguir, porque anda es imposible.

1 comentario:

  1. Aunque tienes que fijarte más en la puntuación (aysss,esas comas) y los acentos, la historia está muy lograda, y desde luego, la moraleja es para tener cuenta... ¡Así que a seguir luchando!

    Un saludo

    ResponderEliminar